3 sept. 2019

El síndrome de las ciudades hermosas de Carolina Cynovich



El síndrome de las ciudades hermosas se lee con un interés continuo, sostenido por el encanto de su mundo narrativo: una ciudad inventada, un director de cine y un intérprete alternan escenas de rodajes, de búsqueda y de misterio mientras se devela un enigmático universo. La cuidada caracterización de los protagonistas, el buen manejo de los diálogos y el desarrollo de la narración, estructuran una ocurrente historia, cargada de imágenes potentes y escenografías quiméricas que terminan por imponerse.
El síndrome de las ciudades hermosas ganó el Premio Gutenberg 2015 
de narrativa joven organizado por la Unión Europea y la Editorial Fin de Siglo.




Carolina Cynovich


Visita su página werb



Carolina nació en Montevideo en 1991 y se define como una Lectora y Bibliófila, es decir que le encanta coleccionar libros, y afirma tener en su casa, más libros que espacio.
Es egresada de Comunicación Audiovisual, y en sus sueños es entomóloga o física acústica, pero en la realidad escribe. Tanto en sus sueños como en la realidad trabaja compartiendo lo que disfruta con diferentes públicos. 
Su novela El síndrome de las ciudades hermosas recibió el Premio Gutenberg 2015, organizado por la Unión Europea y la Editorial Fin de Siglo. 
Y su libro para niños El hombre que da cuerda al mundo fue el ganador del Premio Sigmar-Mosca de literatura infantil-juvenil en 2014.
Desde ese mismo año da charlas a niños en escuelas y desde el 2016 lleva a cabo talleres de narrativa para niños y adultos de forma particular. 
También en ese año impartió un taller de narrativa grupal para adultos, con frecuencia semanal, en la Fundación FUCAC.  
En mayo del 2016 fue invitada por la Cámara Uruguaya del Libro a participar de la mesa de narrativa uruguaya en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, para presentar “El síndrome de las ciudades hermosas”. 
Un poco después, en julio-agosto, utilizó el pasaje del Premio Gutenberg para irse a la Universidad Humboldt de Berlín, donde participó de “Writing the city”, un curso intensivo de escritura creativa con énfasis en la literatura de ciudades. 
A partir de marzo del 2017 se encarga del espacio de literatura y lengua en la biblioteca de la Escuela Integral para los niños de primero y segundo, estimulando a la lectura y a la creación conjunta. También lleva a cabo en el Instituto Yavne un proyecto de Storytelling donde trabaja con todos los grupos de primero a sexto de escuela, como también con los niños de 4 y 5 años de jardín, estimulando la lectura, la poesía y el disfrute de las historias en idioma inglés.



Entrevista a la autora en el programa Entre Libros
para TUportalRTV






- ¿Cuál fue el disparador para hacer público aquello que escribías?


- Siempre creo...mi idea fue crear un producto escrito para que pueda ser leído. También obviamente escribía para mí como forma de catarsis, pero siempre escribí cosas para que pudieran ser leídas y sabía que eventualmente, después de mucha práctica, tenía ganas, era como un sueño, de tener ganas de publicarlo de forma que se pudiera compartir con gente que no conocía también. Entonces se publicó el primer libro en 2014, a través de un concurso de literatura infantil, que en realidad no lo pensé tampoco mucho, vi el llamado del concurso, escribí para el concurso, lo mande, y resultó que lo eligieron para que fuera publicado. Y a partir de ahí se empezó a dar, como eso que quería, de compartirlo con más gente de la que conocía.

- ¿El síndrome de las ciudades hermosas, fue creado especialmente para el concurso o ya lo tenías preparado?

- Si, este el de El síndrome de las ciudades hermosas surge de que vi el llamado al concurso, y tenía, bueno, tengo en mis libretas...tengo un montón que siempre las voy usando, y voy anotando un montón de ideas, frases, cosas que me interesan, y bueno así voy coleccionando un montón de cosas... que, vi que existía este concurso, vi que existía este plazo, agarro mis libretas, voy encontrando la historia que me van contando estas ideas, o estas anotaciones; las voy uniendo, las voy estructurando y tengo este plazo para presentar una historia que quiere ser contada, y que quiere ser leída por lo menos por un jurado, y eso es lo más divertido, y así fue como sucedió, y en dos meses la escribí. Osea por supuesto que tenía todo, un montón de detalles, de ideas, y cosas que venían desde mucho antes, que las venía coleccionando de forma de que se estructuren y las entregue en ese momento. 

- ¿Los personajes se apoderan de la historia y llevan al escritor a lugares que no había planificado?

- Si, a mí me pasaba que decía: bueno eso de que el personaje, capaz que va donde quiere, lo dice todo el mundo, pero al final es verdad, porque a mí me gusta mucho trabajar desde una estructura, y desde conocer a dónde va la historia y el personaje, pero también dejo que el personaje vaya solo. Entonces es un poco de las dos. Por eso, tenía una estructura escrita, pero cada vez que algo cambiaba la volvía a reescribir según lo que estaba cambiando. Entonces es un poco de los dos, no dejar que se vaya para cualquier lado porque estás contando una historia, específica, no estás contando una vida entera de alguien, sino un relato; pero también entender que hay ciertas personalidades de ciertos personajes que van a reaccionar de una forma que quizás vos no podes anticipar, y ahí como empezar a negociar, y esa es la parte divertida de escribir, supongo, que empezás a negociar con lo que es verosímil en la historia.

Ver la entrevista completa en el video.
Transcripción del audio Ana R.





Repercusiones de la novela en su primer presentación, 
en el marco de la Feria Internacional del Libro 2015,
celebrada en la Intendencia Municipalde Montevideo.







Fuente de información: Editorial Fin de Siglo , Pag.web de la autora , Canal de YouTube Caro Cynovich , Canal de YouTube TUportalRTV ,

26 ago. 2019

¡Ahora estás en casa! de Antonio Gómez Martín



Después de sufrir un infarto de miocardio decidió escribir su historia basada en las experiencias que tuvo durante ese trance, el cuál le llevo a estar en un mundo espiritual en el que contactó con seres de ese plano o guías. Su historia les llevará a un lugar maravilloso, con el cual todos nosotros soñamos o hemos soñado alguna vez. Sus conversaciones con estos seres, la información que el autor nos trasmite y la forma con que lo cuenta, nos lleva a ilusionarnos con un mundo mejor, lleno de cosas desconocidas y fantásticas.


Antonio Gómez Martín



Antonio Gómez Martín, nació en Casares de las Hurdes provincia de Cáceres, el 17 de septiembre de 1965. Cuando tenía tres años de edad, su familia se establece en Hervás, un pueblecito del norte de Extremadura, donde pasa su niñez, adolescencia y juventud. Y en el año 2000, se traslada a vivir a Jaraíz de la Vera donde reside actualmente. Ha sido durante toda su vida un hombre polifacético dentro del mundo laboral. Se ha dedicado a la Hostelería, Ebanistería y en los últimos años a la Medicina Natural como terapeuta en: Naturopatía, Iridología, Reflexología, Acupuntura, Osteopatía etc. Esto lo compaginaba con las Artes Marciales: El Kárate y la defensa personal policial, dentro de la cual ha sido instructor de miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, formando a Policías, Guardias Civiles, Escoltas, Agentes de seguridad, Vigilantes privados etc.
Siempre ejerciendo estas actividades en el ámbito profesional privado. También ha sido Monitor Instructor en varios Ayuntamientos de España y Portugal con jóvenes de todas las edades.
¡Ahora estás en casa!
Luego de haber vivido esa increíble experiencia, Antonio asegura seguir en contacto con esos seres a los que ve, oye y con los que puede hablar casi a diario.
El autor asegura que todo lo que cuenta en este libro es la verdad, y solamente la verdad, de lo que a él le ocurrió. Además lo plasma en las páginas con rigurosa exactitud tal y como le ocurrieron los hechos, minuto a minuto: “SIETE MINUTOS QUE DURÓ LA EXPERIENCIA”.
¡Déjate llevar por esta historia real que te trasportará al sueño de la inmortalidad!




Entrevista al autor
por el periodista e investigador Yohanan Díaz Vargas






-A grandes rasgos, ¿qué fue lo que le sucedió?

- Bueno, a mi lo que me sucede es que estoy haciendo un curso para ser instructor de policía, para firmarles los grados a los agentes y demás, ya que a nivel privado me estaba dedicando a instruirlos y a darles clases de defensa personal policial, y lo que me ocurre es que me da un infarto y estoy ocho minutos según me comentan, sin pulso, sin oxígeno, sin reaccionar de ningún...

- Osea, técnicamente usted estaba muerto.

- Si, eso me dijeron. Efectivamente, eso me dijeron. De hecho, todos los informes que yo tengo médicos, cuando los profesionales de la medicina, coincide que hay alguno nuevo y lo mira, pues lo primero que hace es soplar, puf!! no sé cómo tú estas todavía aquí de pie.
Osea, yo no entiendo lo que son los parámetros con números y demás, pero la verdad es que colaboro y tengo muchísimos amigos a partir de aquel día, dedicados a la medicina, y lo que te cuentan, te pone los pelos de puntas. Yo entré con un 1% en una arteria nada más, osea imagínate que estuve desahuciado  durante un mes completo, que le decían a mi mujer diariamente que me moría, que no había solución y que se olvidara del tema, y pasé a un 22% de viabilidad cardíaca, de un 22 a un treinta y tanto, de un treinta y tanto...y ahora estamos en un cincuenta y mucho. Me instalaron un desfibrilador,  las palas esas para cuando a alguien le da un infarto hacerlo saltar, pues yo las tengo instaladas en mi cuerpo, y bueno ahora como yo digo, gracias a Dios me dijeron que me podrían quitar el aparato, creo que no lo han hecho nunca, pero la verdad es que he aceptado, ahora en setiembre iré para allá y la verdad es que si volvemos a hablar del tema, me someto a esa operación para quitarlo.

-Perfecto, osea está bien.

- Estoy perfectamente si. Los médicos dicen que yo estoy enfermo, yo digo que estoy limitado. Si, me encuentro bien.

- Perfecto, ¿y qué sucede en esos ocho minutos estando usted en esa otra realidad?

-Eso desestructuró totalmente mis creencias, mi vida, mi todo porque yo era una persona...imagínate venía de una vida muy materialista en todo su amplio contexto, desde ejercito, estuve en policía, he estado metido en muchísimas cosas...

- Osea, una vida completamente activa.

- Completamente activa y muy estresada, muy...hasta el punto de que nunca me di cuenta que lo que estaba acumulando era eso precisamente, estrés, porque la vida que teníamos era una hiperactividad total, no teníamos tiempo ni para pensar en muchos casos. Y la verdad es que lo que acumulaba era eso, estrés, estrés, estrés, que a posteriori ocasiono en parte lo del infarto. Una vez que me sometí a una especie de examen, imagínate con todo lo que llevaba encima, ese día ocurrió algo que se me escapó y me dio un infarto. Pero desestructuró totalmente mi vida, osea, los dos primeros años estuve pensando, en primer lugar -soy una persona muy analítica muy analista, lo analizo todo- que no podía ser, que esto era un problema que yo tenía en mi cabeza, por el infarto...

- Por lo que le había sucedido.

- Claro, a mi no me entraba en la cabeza. Y decía, no, no, tiene que haber un daño y empecé a recurrir a amigos dedicados a la medicina y tal...y amigo mío, yo tengo un escaner de cuando tenía 18 años porque se me entumía el pelo y pensamos que tenía algo en la cabeza, y de ese al ultimo que me hicieron cuando me ocurrió este, ha mejorado...perfecto, totalmente perfecto, no ha aparecido nada, todo está bien, todo está genial y encima el corazón comenzó a tener ramificaciones de microcapilares, pero yo no tenía arterias hasta que me sometí a esa operación a vida o muerte porque es así, de hecho a mi me lo dijeron ahí en quirófano...me ofrecieron psicólogos, me ofrecían de todo, a mi me lo dijeron claramente, y la verdad es que comenzó a tener ramificaciones de microcapilares que hacen las funciones arteriales curiosamente, y me han notado de una viabilidad de un cincuenta y mucho por ciento.
Y claro, lo que cambia es todo mi mundo, osea tengo que empezar a asimilar, que todo lo que yo he creído, que todo lo que yo he pensado, todo lo que yo he vivido no me ha servido absolutamente para nada.

- Ahí se cambio todo entonces, al momento, en esos ocho minutos cambio todo.

- En esos ocho minutos estuve viviendo una experiencia, que es la que te comente en la primera entrevista, en la cual yo no note absolutamente nada raro que me indicara que había pasado algo. Yo le digo muchas veces a la gente: ¿habéis visto la película de Ghost? veis cuando sale corriendo y el hombre sigue corriendo y tal, no se entera de nada, pues yo no me enteré de nada.



Ver la entrevista completa en el video.
Transcripción del audio Ana R





Fuente de información: Casa del libro , Pag.web del autor , Canal de YouTube de Yohanan Díaz Vargas
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...