30 dic. 2017

Vengo del Sol de Flavio M. Cabobianco

Pinchar la imagen para leer on line

Todos somos partecitas salidas de Dios.
Flavio, 6 años.

Osea, la muerte, como final de la vida, no existe; la vida sigue, de otra manera, seguimos siendo parte de la vida que viene de Dios y que vuelve a Dios.
Flavio, 6 años.

Entre muchos destinos, se forma el único destino. El destino de la humanidad. 
Dios no tiene tiempo. Está fuera del tiempo.
Todo lo que está dentro del tiempo, empieza y termina. 
Flavio, 6 años.

Para ayudar a los chicos hay que ayudar a los grandes.  Si los padres están abiertos, van a cuidarlos sin imponerles sus propias ideas, su visión del mundo. Lo principal es darles espacio, darles tiempo, dejarlos pensar, dejarlos que hablen. Es importante hablarles de Dios, de lo espiritual pero sin insistir en que se tiene la Verdad. 
Flavio, 8 años. 


Seis años después de la primera edición, con 20.000 ejemplares vendidos en español hasta 1995, traducido al alemán, al francés y tras innumerables entrevistas periodísticas al autor, y comentarios de reconocidas personalidades del campo de la ciencia, la psicología y la espiritualidad, "Vengo del Sol" se reedita por un hecho irrebatible: la cosmovisión que Flavio Cabobianco enunció en sus primeros siete años de vida conserva toda su riqueza. Mas aún, a medida que pasa el tiempo, esa memoria previa al nacimiento y ese conocimiento expuesto por él, niño aún,  encuentran más puntos de contacto con los postulados de los más serios investigadores; uno de ellos, el Dr. Joseph Chilton Pearse, profesor de la universidad de Nueva York, prologa su edición en inglés.

Flavio Cabobianco 
"Vengo del Sol" surge a partir de un trabajo de ordenamiento que la periodista austro-argentina Ama Hilde Brostrom realiza sobre la base de notas tomadas por Alba Zuccoli y Omar Néstor Cabobianco -padres de Flavio- de los precisos dibujos donde Flavio ha organizado los niveles del universo y de los "libritos" donde agrupaba los materiales. En los encuentros con ella Flavio que entonces tiene 8 años, agrega comentarios a los dibujos y esquemas que facilitan la comprensión de sus explicaciones sobre temas tan inasibles como la formación de la materia, la misión al encarnar, los recorridos de las almas, la energía de los planetas y el Universo, el tiempo-espacio, etc. A medida que se adentra en ellos, Ama pide a Flavio que le amplíe algunos conceptos: sus respuestas, incluidas en el libro, van aún más lejos. 

La aparición del libro en diciembre de 1991, obliga a Flavio -que entonces tiene 11 años-  a legitimar su condición de joven escritor. Tanto frente a sus compañeros de escuela humanística con formación filosófica. Colabora con su padre en un libro sobre Psicología Trascendental y con su hermano Marcos  en "El juego de las sombras", un juego de rol que rescata la dualidad del ser humano.  Como todo muchacho de 16 años (1997), intenta sacarle el jugo a la vida. "Vengo del sol" sigue siendo, para él y sus lectores, una conexión directa con la luz. 

Agradecimiento a los seres humanos:
Gracias por la escritura. Gracias por el amor. Gracias por el apoyo. Gracias por la libertad, y por todo lo que me han enseñado. F.M.C.





Entrevista a Flavio Cabobianco.
por Silvina Chediek - 1991 






- Flavio es el invitado más joven que he tenido.
¿Tenes 10 años ahora?

-Si, voy a quinto grado.

- Y estás en quinto grado como debe ser, yo también estaba en quinto a los 10.
Y estás acá porque alguien me contó que vos existías, después yo leí una nota que hicieron sobre vos, y me pareció muy, muy interesante y creo que los dos -yo tenía muchas ganas y vos también tuviste ganas- porque a los chicos chicos, en realidad no se los puede convencer cuando no tienen muchas ganas ¿no?.

- No

- Y lo que yo leí en esa nota -que después me vas a ir contando vos- son cosas que tus papas fueron anotando que vos decías desde muy chiquito. Convengamos que...

- A los tres años.

- A los tres años empezaste a decir las cosas que les llamaba la atención.

- En realidad empezó mi hermano a los tres años.

- ¿Tu hermano que se llama?

- Marcos.

- Y después naciste vos, y a los tres años más o menos empezaste también a decir cosas...

- Luego, un poco atrás de Marcos. Y después empecé a desarrollar también mis ideas y lo que yo pensaba. Yo sé algo que recuerdo, es como... yo recibo, no es que... no canalizo, no pongo canalizar, sino que yo pienso distinto.

- Distinto por ejemplo de los compañeros del colegio, de los chicos que conoces. 

- Tengo otra forma de recibir las cosas. Yo empecé a hablar de Dios, y empecé a decir lo que yo sentía,  y no lo que yo pensaba. 

- Es una diferencia muy interesante esa.

- Y mi mamá anotaba todo lo que yo iba diciendo, como por ejemplo hablaba de Dios. Dios es algo que no es lo que dicen las religiones, Dios el de barbita que esta ahí en el cielo. Todo es Dios. Aunque una lámpara no sea Dios, porque esta creada por un humano que es Dios, así que esa lámpara es parte de Dios.

- Para vos comer es un trabajo -yo desearía que fuera así, así no tendría que pensar en dietas- para vos comer es todo un aprendizaje. ¿Sentís distinto en ese sentido?

- Sí, porque yo digo que hay distintas formas de vida, ésta no es la única. Hay formas como...si uno come, ¿qué está haciendo en realidad? esta agarrando un poquito de energía que... de algo que... un pedacito de cadáver, o es un pedacito de resto de una planta. Y uno en otros niveles no es así, a mi me parece lo más normal del mundo. En otros niveles, uno directamente por ejemplo, toma la energía directa, no tiene que moverse, no tiene cuerpo físico, no tiene ésto tampoco.

- ¿Y vos tenes recuerdo de cuando no tenías cuerpo físico?

- Si, no un recuerdo.

- ¿Y es cómo...¿cómo es uno, como una luz, como qué que se puede parecer para que yo pueda entender ?

- Es un alma, un espíritu, y en otros lugares, otras dimensiones.

- Sí, porque lugares no son. 

- No, vidas físicas ahí no existen, más que en éste planeta. Éste planeta es muy difícil, porque la gente puede empezar por ejemplo, del nivel más sutil o del lugar más físico. La gente que empieza en el nivel más sutil le es muy difícil ésto. Es muy difícil comprenderlo. Y la gente que no es sutil le es muy difícil comprender lo otro.

- Claro, la cabeza de los humanos generalmente no puede concebir la idea del no cuerpo, ¿no?

- Y yo vengo a explicar ésto, a explicar cómo es lo que no se ve. Lo que los demás aveces lo sienten pero no lo pueden decir.

- ¿Hay más gente como vos en éste planeta?

- Sí, muchos.
Somos misioneros.

- ¿Y vienen por los demás?

- Venimos para...no es que ... no es un mesías. Venimos para ayudar a éste cambio, porque está sucediendo un cambio, estamos pasando a otro nivel.

- Hablaste del alma, ¿hay almas más puras que otras verdad?

- No exactamente puras, más aprendidas. Que sean más de éste nivel, o menos.

- ¿Y lo malo y lo bueno, el bien y el mal, los buenos y los malos, en tu cabeza cómo funciona eso?

- El mal no existe en otros niveles. En éste nivel, lo que existe es ...todos recibimos lo mismo, pero es cómo lo usamos.

- Todos tenemos las mismas posibilidades y sin embargo ¿qué explicación habría para que algunas personas sean lo que se llama malos?

- Es que no lo saben usar y lo usan para el poder. Lo usan para que ese poder los beneficie a ellos y no a los demás,  para dominar. Y no ayudan, y se están empeorando a sí mismos. "Carpomen" a ellos, a ellos mismos y a los demás.

- ¿Por qué te parece que Marcos y vos, nacieron de esa mamá y de ese papá y son especiales o ... Macos también es misionero?

- Si.

- ¿Por qué?

- Me parece que es porque  tal vez mis padres tienen algo especial. Nos dejaron fluir y eso...si tuviéramos padres que no nos dejaran fluir nosotros perderíamos todo, nos estancaríamos y nos quedaríamos ahí.

Ver la entrevista completa en el video.
Transcripción del audio Ana R.






Flavio y Marcos Cabobianco
Documental "15 años luz" de Fabián Polosecki


La infancia es la tierra, el asombro y las preguntas.
Para Flavio Cabobianco la niñez había sido también el tiempo de las respuestas.
A los 9 años había escrito un libro, sobre los más grandes misterios de la humanidad.
Flavio y su hermano Marcos habían compartido misiones místicas,
 que algunos adultos tomaron como mensajes para orientar sus vidas. 


 



Flavio 13 años.

"Fue una niñez dentro de todo...pasa que era un chico sano, normal pero a la vez un chico un poco...en el colegio cuando era chico un poco introvertido, ya pensando todas éstas cosas y después cambie. Ya no soy tan introvertido, Bah para nada, eso creo."

Entrevistador: ¿Y por qué ese título Vengo del Sol?

"Eso fue algo que dije cuando era chico, como que ...en realidad yo quería poner todos venimos del sol, no me gusta ahora mucho, tampoco me parece pésimo, osea el sol como una metáfora, como que todos tal vez venimos de una misma esencia, eso quería decir. Y ahora me lo cuestiono un poco mas."

Entrevistador: ¿Cómo sería ahora?

"Y, tal vez todos también vamos hacia algún lugar, tal vez todos de acá tomemos distintas rutas, pero no sé, venimos a aprender. Ahora de dónde venimos, no sé."



Marcos 16 años.

"Simplemente era decir lo que pensaba en ese momento, lo que me pasaba por la cabeza. pero especialmente en cuanto...porque había algo que lo estaba viendo enserio yo. Eso no pasa ahora, no es que yo estiro. agarro así y veo, y eso..."

Entrevistador: ¿y antes sí?

"Yo creo que si, lo que pasa que también hay un punto de la memoria, yo no recuerdo haber agarrado y visto esas formas, ¿entendes?. Yo lo que recuerdo si, de haberlo expresado y con una convicción total y no había también un hecho de cosa que podría decir también, bueno pobre estaba loco, tenía problemas en tal y tal cosa y alucinaba."

Entrevistador: Podías estar convencido.

"Claro, podría estar convencido también pero, había algo que era como que demasiado difícil sobre tramar todas esas cosas, además eramos nenes ¿entendes?..."


Marcos 33 años.

"A mi mis viejos no tuvieron drama en dejarme correrme y el editor, seguro que además dijo: Ah pará encima el más chico si no quiere hablar....
Entonces funcionó, y con mi hermano siempre charlábamos de esas cosas, pero no sólo de esas, ése es el tema, pero además eramos culo y calzón, hay tipos de hermanos que están todo el tiempo jugando juntos, y otros que no tanto. Nosotros teníamos cincuenta mil mundos de fantasía."

Entrevistador: ¿Costó despegarse del libro?

"De alguna manera nunca nos pudimos despegar del todo...mira donde estoy."

Flavio 30 años.

"En el 2004 me vine a Mendoza y me vine a estudiar acá y después lo mas...acá estuve muy solo, creo que eso está bueno, estar solo como para desintoxicarse de todos los virus que uno tiene metidos, para entender el mundo, y que cosas que se te pegaron de maneras de la familia y del entorno y ... y estuve mucho solo y eso generó un vacío y creo que eso es interesante, y una profundidad también. Encontré mucho y tengo un gran amor por ese momento de soledad, fue un buen momento. Pero también ese vacío fue el que me hizo encontrar conmigo osea, y encontré mi pareja ahora, así como en mi momento la persona con la que yo creaba era con mi hermano, ahora es con Virginia."

Entrevistador: ¿A los trece era como que te querías sacar el chico ese de encima, no?

" Si, yo...si, totalmente.
Yo creo que es como vital en mi vida, que uno de mis objetivos es sacarme el chico ese de encima. Por eso lo que hicimos con Paul estaba bueno, porque me parece que retrataba en la construcción y el reconocimiento de esa reconstrucción, retrataba más íntimamente...como una buena novela que retrata aveces mejor un período que una narración histórica o una interpretación, ¿no?"

Ver el documental completo en el video.
Transcripción del audio Ana R.








Fuente de información: Canal de YouTube Preparémonos TV , Canal de YouTube Gonzaloboe, La iluminación.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...