5 dic. 2015

Cara a cara (La dimensión humana del analista) de Gabriel Rolón



El Psicoanálisis no es una religión. Es un viaje que tiene como punto de partida la angustia y como destino final la verdad. Un sendero que recorren juntos dos viajeros sin más brújula que el lenguaje y el deseo. Deseo de saber, otro de los nombres del amor. El paciente es al mismo tiempo el capitán y el remero, la barca y el mar; el analista, esa voz que invita a seguir.”
El nuevo libro de Gabriel Rolón es una gran aventura. No reune casos clínicos ni relatos de ficción, tampoco es un libro de teoría: es algo distinto. Es un trabajo en el que decide hablar consigo mismo para pensar sobre cada uno de los enigmas que lo desvelan: el deseo, el desamor, la muerte, los hijos, la pasión, la felicidad, el recuerdo y el olvido, entre otros.
El desafío no es menor y Cara a cara va de frente. Porque este es, más que nada, un diálogo íntimo del analista con el analista, del hombre con el chico que fue, del licenciado que ahora sabe que ese título se juega en otra parte. Es un viaje que va del Psicoanálisis a la vida, y de la vida a un café. Y es ahí, en esa travesía con el corazón a flor de piel, donde nos encontramos con Gabriel Rolón como nunca antes, mano a mano en un espejo que le devuelve una imagen que lo interpela. Porque la verdad está muy lejos de cualquier reflejo, magia o inmediatez; él lo sabe.
 Eso es el análisis en una escala sensible. Y esa es la dimensión humana del analista.


Gabriel Rolón


Visita la web del autor, clic en la imagen

Gabriel Rolón nació el 1 de noviembre de 1961 en Argentina.
Estudió en la facultad de psicología de la Universidad de Buenos Aires donde se graduó y se especializó en psicoanálisis.

Además de ser un reconocido psicoanalista es escritor y músico, famoso por su participación en programas de radio y televisión.

Durante 14 años trabajó junto a Alejandro Dolina en el programa radial "La venganza será terrible", hasta el año 2007 donde decide dedicarse a otros proyectos.
Además ha trabajado como columnista en programas de radios y de televisión sobre éstos temas y tuvo su propio programa televisivo llamado "Terapia (única sesión)" y en radio conduce actualmente el programa "Noche de diván".

Entre otras cosas ha participado como actor y cantante en la opereta Lo que me costó el amor de Laura en el año 1988 de Alejandro Dolina, en 2002 en Radiocine y en 2011 en el ciclo Recordando el show de Alejandro Molina emitido por el canal Encuentro.

Entres sus demás libros encontramos:
- Historias de diván en 2007
- Palabras cruzadas en 2009
- Los padecientes en 2010
- Encuentros en 2012
- Historias de diván en 2013
- Medianoche en Buenos Aires en 2014
- Historias inconscientes en 2014



Entrevista al autor, en el programa 
Animales Sueltos por Luis Novaresio. 


 


- ¿Le encontras explicación , a parte de la felicidad de por qué la avidez y el afecto con que tus lectores te leen?

- Mira, me lo pregunte en algunas ocasiones, porque vos marcas justamente algo interesante que es el afecto, porque aveces los lectores te pueden leer con interés, te pueden leer con avidez, algunos te pueden leer para criticarte, otros para estudiarte, otro de aburrido, pero lo que si se da es una cuestión afectiva muy fuerte entre los lectores de mis libros y yo. Y yo creo que tiene que ver con que por lo general mis libros transitan por territorios muy sensibles, aveces desde la reflexión, desde alguna historia que se cuenta, o incluso desde la ficción misma, como fue el caso de Padecientes, se dan pantallazos por situaciones emocionales que pueden hacer que alguna persona se siente identificada, que se reconozca o simplemente que se conmueva con lo que esta mirando, con lo que esta leyendo y, me gustaría pensar que tiene que ver con el hecho de que, lo que me propuse cuando empecé a escribir, que fue contar de la manera más noble que pudiera, de la manera mas honesta que pudiera las historias que iba a contar, sea plasmado en los libros y que eso enganche a la gente. Yo no, no creo que la gente se enganche solamente con el morbo, esta cosa que se dice no?

- O que hay un caso que genera atracción, yo comparto con vos.

- Si, y que lo tiene Luis, por supuesto que lo tiene, pero te acordas de eso que decían los griegos de que "todo lo que existe, existe nada mas que para que alguien lo cuente" y de hecho recuerdo que en La odisea, hay una parte muy interesante que es el final, cuando Odiseo después de llegar a su palacio mata a todos los pretendientes de Penélope, mata a todo el mundo, mata a todo el mundo menos a uno, al poeta, porque alguien tenía que contar esa historia, alguien tenía que quedar vivo para contar esa historia. Entonces yo creo que hay que contar las cosas, el tema es cómo se las cuenta y creo que a lo mejor logre con los lectores, esa comunión de que ellos saben que yo hago lo mejor que puedo para contar las historias con respeto, con cuidado, y a lo mejor es eso lo que genera tanto afecto.

- Es muy interesante, los que tenemos la suerte de conocerte un poquito mas, sabemos que sos multifacético en serio, osea sos un buen músico, te sentas al piano, tocas la guitarra, escuchas música, escribís libros, sos psicoanalista y trabajas como tal. Hagamos algo, que nosotros que estamos viejos y traicionemos algo que decíamos fuera de cámara, presentate: nombre y colegio. ¿Quién sos?

- Mira, la verdad que yo soy Gabriel de la Matanza, hijo de un obrero de la construcción y un ama de casa que cada tanto me ponía en la canastita de la bicicleta ,y se iba a ver clientes para cocer ropa de muñeca cuando hacía falta la plata; que después paso a vivir en el barrio de Liniers, y estudió en esa época maravillosa del esplendor de la escuela pública y tuve durante siete años mi mejor amigo, que era el hijo del dueño de un frigorífico y esto que tenia la escuela de ir el mismo guarda polvos, las mismas cosas y por ahí si, la caja de pinturitas de él era de 24, la mía era de 6 pero compartíamos, no se notaba mucho esa diferencia y alguien que se crió así con ese tipo de cultura. Me levantaba y mi viejo ya no estaba porque había ido a trabajar desde las seis de la mañana.

- ¿Qué hacía tu viejo?

- Albañil, mi papá era albañil, entonces se levantaba muy temprano, viste que la obra empieza a las siete. Te tenes que levantar a las cinco para seis menos cuarto estar yéndote para llegar a tiempo, entonces esa cuestión de compartir el afecto, de compartir la pasión por el trabajo.

- Mamá está, mamá vive.

- Mi mamá vive si.

- Tu vieja vive.

- Mi vieja vive si.

-Y tu viejo ya no.

- No, no desgraciadamente, mi papá murió en el 98, murió pobre, murió desocupado, murió -no voy a hacer comentarios porque estamos en veda, justo que iba a hacer un comentario, justo que nunca hablo de eso- pero te iba a decir, bueno murió en un momento muy difícil, muy difícil en el que lo vimos partir e hicimos todo, con mi hermana, con mi familia, para que fuera todo lo mas llevadero posible, pero era difícil, pero mamá esta. Mamá esta y esta muy bien, esta mas linda que nunca.

- Imagino que -ésto que te voy a preguntar ahora si me permitís en lo personal en tu consultorio se presentará mucho y se presenta en tus libros - es ¿cómo se hace para superar extrañar mucho, como se que te pasa, a tu viejo?

- Mira, yo creo que la diferencia entre el padecimiento y el dolor es que el padecimiento es patológico y el dolor no. El dolor es -cito a un coterraneo tuyo a Juan David Nasio, un psicoanalista extraordinario de Rosario- él dice que el dolor es la última barrera que alguien puede levantar antes de la muerte o la locura. Es decir, que si no apareciera el dolor, o te morirías o te volverías loco. Entonces nadie muere de dolor. El dolor es la prueba de que estamos vivos, porque el dolor es la lucha, es la lucha que está realizando la psiquis por restablecer un equilibrio que se ha perdido ante de determinada situación. El padecimiento es cuando ese dolor crónico, profundo e inmanejable se sostiene en el tiempo y te enferma, si?
Cuando extrañamos tanto a alguien que hemos perdido, cada tanto nos visita el dolor. Si no pudiéramos realizar el duelo, si no pudiéramos superarlo estaríamos dentro de lo que se llama el padecimiento, ahí enfermaríamos de una melancolía.
A mi me pasa con, vos sabes que yo esa pregunta me la hice cuando me vi venir que mi padre se moría no? y yo decía:¿ cómo va a ser? no voy a soportar la idea de pensar si quiera que nunca mas voy a escuchar su voz, me torturaba en aquellos momentos pensar en eso e incluso me paso algo muy extraño, que es que: cuando él murió yo no me quería ir a dormir ese día, porque decía:¿ y cómo me voy a despertar? porque cuando me despierte lo primero que voy a pensar es que todo fue un sueño y cuando me de cuenta que no fue un sueño ¿qué me va a pasar? no me quiero dormir, no me quiero dormir porque me voy a agarrar de que fue un sueño. Entonces todo fue como un proceso donde te parece que no vas a poder vivir con la ausencia y después te das cuenta de que por suerte la pulsión de vida nos recorre, el deseo de vida nos recorre, aparece un proyecto, aparece los que tenes que cuidar después de una perdida, aparece el amor, aparecen un montón de cosas. Cada tanto, sin embargo, como quien te hace una broma saliendo de una esquina a la noche, te aparece, y vos decís uff ¿qué pasó?!!! pero yo aprendí, e incluso te digo, a permitir que esos momentos me aborden si oponer resistencia.

- Vos sabes que pensaba: por ahí nos esta viendo mucha gente que esta atravesando un dolor y que siente que no esta bueno estar en esa situación, y sin embargo es casi como un aliciente saber que esta duelando, que esta doliendo, como modo humando de resistirse a la perdida, pero que de ese dolor -no se si es la palabra.- se sale, pero de ahí se inicia.

- Mira, de esa situación de desamparo que aparece, se sale, porque el dolor siempre es producto de la perdida de un amor. Ya sea el dolor físico, que es algo que tiene que ver con la perdida de una cierta cuestión de nuestro propio cuerpo, si? con el que seguramente tenemos una ligazón libidinal-decimos los analistas- digamos de afecto, de amor. Imaginate si a alguien le tienen que cortar un pie, esa perdida de su propio cuerpo, desde ahí hasta la perdida de una pareja, pasando por muertes. El dolor siempre es la perdida de algo que se ha amado, entonces me parece que hay que saber que el dolor es una manifestación aveces saludable. Yo cuando veo que alguien ha perdido algo importante y se comporta como si no le doliera nada me preocupo, porque digo ¿por dónde va a estallar?

- Algún escape va a ver.

- Si, por dónde va a estallar ésta persona, digamos ¿qué va a hacer?

- Ahora, vos decías de la perdida de un amor, frase romántica casi de Bécquer-me pongo antiguo- ¿se muere por desamor?

- Si uno no esta muy enfermo de la psiquis, no, de desamor no muere nadie. Digo si no esta muy enfermo porque hay personas, -y lo sabemos- que si bueno, lo deja alguien se pega un tiro, se suicidan por amor, como la desventura del joven Werther, Goethe imagino esa situación justamente porque lo había dejado una mujer. A Goethe lo deja una mujer que se llamaba Carlota , imagina y en su dolor y sus ganas de morirse escribe la historia de un joven al que lo deja una mujer llamada Charlotte y se suicida por amor. Eso genero una identificación que produjo que muchos hombres que fueron abandonados se suicidaran por amor, se llamo El mal de Werther, en aquella época y él mismo salio al encuentro de esto que estaba pasando, cuando dijo " a ver, un momento que yo por dolor de amor, escriba la historia de alguien que se mata por un desamor, es una canalización artística de mi dolor, que alguien se mate en serio por amor, es una locura." Lo que si hay que decir es que no conozco algo mas parecido a la muerte que el desamor, no conozco una sensación de tanto desamparo, porque además, el mundo cambia, tu mundo se vuelve incomprensible, el otro se te vuelve alguien incomprensible. Vos miras a alguien con quien compartiste muchos años y de repente estas frente a un desconocido, frente a un desconocido que además ha perdido la memoria, se olvido de quien sos. Ésto es lo que vos sentís. ¿Pero cómo puede ser que se haya olvidado de, cómo no me quiere, dónde quedaron los sueños, cómo no se acuerda la pasión? Y no, no me lo acuerdo dice el otro,disculpame Luis no te enojes pero no me lo acuerdo y esa desesperación es muy frustrante, entendes?, pero bueno, creo que tenemos que trabajar y sobreponernos a ese dolor con dignidad, porque si un desafió hermoso se le plantea al enamorado contrariado, es el de sostener la dignidad. Yo creo que esos momentos muestran quien uno es, digo cuando la mujer o el hombre que te enamora te da bolilla, y es muy fácil entrar contento a la fiesta y sonreír toda la noche, es decir, que lindo la pase. Ahora cuando eso ya no esta, es mas difícil sostenerse erguido, ir a la misma fiesta, con una actitud digna, resistir la tentación de la suplica, si, porque eso que también forma parte de un atributo muy galante , del amor galante, esto del suplicante ante el amor, no enamora a nadie.



Ver el resto de la entrevista en el video.

Transcripción del audio Ana R.





Fuente de información: Isadora libros en Mercado Libre , Wikipedia , Tvargenta999 YouYube ,




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...